Ensalada mimosa

Ensalada mimosa
Receta de Maggi
Haz clic sobre las estrellas y puntúa esta receta Mejor en otro momento

20

votos
Fácil 6
personas
30 min.
de preparación
8 min.
de cocción

Qué me aporta esta receta...

¿Eres un apasionado de las ensaladas y buscas nuevas ideas para cocinar este tipo de platos? La ensalada mimosa es uno de los grandes iconos de la cocina soviética, que puede presumir de figurar entre las ensaladas más famosas del mundo, a la altura de recetas tan populares como la ensalada César, la ensaladilla rusa o el tabulé mediterráneo.

Esta vistosa ensalada tiene sus orígenes en la Unión Soviética de la década de los setenta. En esta época, la escasez de alimentos obligaba a agudizar el ingenio en la cocina, dando como resultado propuestas tan irresistibles como ésta. La ensalada mimosa era un plato para celebrar la llegada de la primavera, bautizada así por su cobertura de yema de huevo picado, que recuerda al color de estas flores. Todavía hoy, en países como Rusia e Italia es tradición regalar mimosas a las mujeres cada 8 de marzo, coincidiendo con la celebración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

La ensalada mimosa clásica se elabora con pescado en conserva, huevos duros, cebolla y mantequilla, pero con el paso del tiempo, cada familia fue dando a esta receta su toque personal añadiendo ingredientes como las zanahorias, los guisantes, el queso o el puré de patata, fabuloso para añadir consistencia y un punto más jugoso. ¿Te animas a probarla con esta receta?

¿Has recibido una visita inesperada y necesitas ideas de recetas fáciles y rápidas para improvisar una buena cena? ¿Te apetece darle un toque diferente a tus menús diarios? Gracias a la sencillez de sus ingredientes, la ensalada mimosa es una receta fantástica si quieres preparar una comida deliciosa con lo que tienes a mano en la nevera o la despensa, con una presentación de lo más vistosa.

Como has podido comprobar en la receta anterior, la elaboración de la ensalada mimosa es realmente sencilla y solo requiere un poco de paciencia a la hora de montarla para crear sus diferentes capas, combinando colores y texturas para crear un plato tan apetecible a la vista como para el paladar.

El pescado en conserva, mucho más fácil de conseguir que el pescado fresco en la URSS de los años 70, siempre figura entre los ingredientes principales de la ensalada mimosa. En esta ocasión, nos hemos decantado por una opción clásica como el atún en aceite de oliva, que siempre solemos tener en casa. No obstante, si te apetece darle un toque diferente, el salmón ahumado, los pescados azules como la caballa o los mariscos, como los langostinos, también funcionan muy bien en esta receta.

¿Qué debes tener en cuenta para preparar una ensalada mimosa de sobresaliente? El truco está en prestar atención al orden en el que se crean las diferentes capas, para evitar que los ingredientes se mezclen entre sí. En esta receta, el puré de patatas y la mayonesa nos sirven como base sobre la que distribuir el atún desmenuzado y la zanahoria rallada. Si decides innovar y añadir otros ingredientes, siempre deben estar bien picados, evitando trozos demasiado grandes para mantener la textura suave y delicada que caracteriza a esta ensalada.

Como toque final, la cobertura de yemas de huevo duro picado es otra de las señas de identidad de la ensalada mimosa, un detalle fantástico para añadir sabor y color a este plato. Para terminar, recuerda que es importante dejar refrigerar tu ensalada en la nevera durante unas horas, hasta que adquiera la consistencia adecuada. También puedes preparar esta receta el día anterior y dejarla enfriar hasta la hora de la comida o de la cena. ¡Estará perfecta!

Respecto a la presentación, si quieres rizar el rizo y dejar boquiabiertos a los comensales más sibaritas, te proponemos preparar esta ensalada mimosa en vasitos individuales, un formato perfecto para apreciar el colorido de sus diferentes capas. Ante un bocado así, ¿quién podría resistirse?