Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Pastel de patata y queso

Pastel de patata y queso
Receta de Maggi
Haz clic sobre las estrellas y puntúa esta receta Mejor en otro momento

10

votos
Fácil 4
personas
15 min.
de preparación
20 min.
de cocción
Vegetariano

Qué me aporta esta receta...

Cremoso, aromático y lleno de sabor, el queso es un ingrediente extraordinario para darle intensidad y alegría a cualquier receta. ¿Qué te parece descubrir sus posibilidades culinarias con este pastel de patata y queso? Nutritivo y muy sabroso, este plato es perfecto para compartir en familia. ¡Seguro que todos quieren repetir!

Este tipo de pasteles salados son un recurso excelente para improvisar una comida o una cena saludable y energética, especialmente cuando tu rutina diaria te deja poco tiempo libre para cocinar. Si llegas a casa cansado después de un largo día de trabajo, este pastel de patata y queso será una forma excelente para premiar tu esfuerzo, recargar pilas y cerrar la jornada como te mereces.

Si tienes niños en casa, ofrecerles recetas diferentes y atractivas a la vista también te será de gran ayuda para estimular su apetito y animarles a probar nuevos sabores. Este pastel de patata y queso encantará a los más pequeños por su textura cremosa, gracias a su exquisita mezcla de quesos, y su crujiente gratinado.

¿Quieres saber qué tipos de queso resultan más indicados para preparar recetas de patatas al graten? Más abajo, te contamos qué aporta cada una de las variedades utilizadas en este pastel de patata y queso y te damos algunas ideas para darle tu toque personal. ¿Comenzamos?

Como has podido comprobar, preparar este pastel de patata y queso no puede ser más sencillo. Mientras que en algunos pasteles de patata mezclamos el puré con el resto de ingredientes, creando una masa homogénea, en este caso utilizamos la técnica de superposición de capas, montando el pastel como si fuera una lasaña.

Para esta receta de pastel de patata y queso, te proponemos combinar cuatro de las variedades más conocidas y apreciadas del mundo, jugando con sus diferentes texturas, aromas y sabores para crear un plato aparentemente simple, pero repleto de matices. La mozarella, el queso Cheddar y el Harvati se mezclan para crear un irresistible relleno, mientras que para el gratinado utilizaremos queso Emmental.

Estas cuatro variedades se funden muy fácilmente, por lo que resultan perfectas para cualquier receta de patatas gratinadas, como este pastel de patata y queso. ¡Veamos en detalle las características de cada uno de ellos!

La mozarella es un queso fresco indispensable en la gastronomía italiana, delicioso para acompañar platos de pasta, pizzas o ensaladas. Elaborado normalmente con leche de búfala, este queso destaca por su textura grasa, ideal para gratinar, y su sabor suave, que lo hace muy fácil de combinar con otros quesos.

Por su parte, el Cheddar es una variedad de queso de leche de vaca originario de Somerset (Inglaterra), aunque hoy se produce en muchos otros países, entre ellos España. El Cheddar pertenece a la categoría de quesos de pasta dura y madura de tres a cuatro meses antes de comercializarse. Su sabor potente y ligeramente salado lo convierte en una elección fabulosa para este pastel de patata y queso.

En cuanto al Harvati, se trata de un queso danés elaborado con leche de vaca, con una maduración media de entre cuatro y ocho meses. Este queso te encantará por su textura mantecosa y su sabor delicado, con un sutil toque ácido.

Y para terminar, uno de los quesos suizos más famosos: el Emmental. Fácilmente reconocible por sus característicos agujeros, este queso debe madurar durante al menos 60 días para alcanzar su punto óptimo. Su sabor y su aroma es suave, con matices que recuerdan a las nueces.

Por supuesto, también puedes preparar este pastel de patata y queso con una mezcla de tu propia creación, totalmente a tu gusto. Si se trata de quesos blandos o semiblandos, solo tienes que cortarlos en lonchas y añadirlos al puré. Si prefieres los quesos de pasta dura, te recomendamos rallarlos antes, para que se fundan con más facilidad.