Bacalao al pil pil con puré de patatas

Bacalao al pil pil con puré de patatas
Receta de Maggi
Haz clic sobre las estrellas y puntúa esta receta Mejor en otro momento

10

votos
Media 4-6
personas
20 min.
de preparación
15 min.
de cocción
Sin gluten

Qué me aporta esta receta...

El País Vasco es uno de los destinos más populares dentro de España cuando queremos disfrutar de la buena gastronomía, con platos tradicionales tan irresistibles como el marmitako, la merluza a la vizcaína, la porrusalda, el txangurro o el bacalao al pil pil, que te invitamos a probar con esta receta. Si te apetece darte un capricho degustando uno de los platos estrella de la cocina española, ¡sigue leyendo y toma nota!

El bacalao al pil pil se caracteriza por su deliciosa salsa dorada, resultado de confitar los jugos que suelta el bacalao durante su cocción con el aceite. De hecho, su nombre hace referencia al ruido del burbujeo que se produce durante el proceso de ligar la salsa, siempre a fuego lento y con paciencia, hasta lograr la densidad perfecta.

Con esta receta, en Nestlé Cocina reinterpretamos el bacalao al pil pil tradicional, elaborado únicamente con bacalao, ajo y aceite de oliva, presentándolo sobre unos originales pastelitos de puré de patata como guarnición.

¿Quieres conocer más sobre la historia de este plato vasco clásico? Más abajo te contamos más sobre el origen del bacalao al pil pil y te damos todas las claves para triunfar con esta receta, que nos ofrece la oportunidad de volver a descubrir el auténtico sabor de la cocina casera.

El bacalao al pil pil es una de las recetas más representativas de la cocina de Euskadi, muy típica en épocas como la Cuaresma. Los historiadores sitúan el origen de este plato entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX. No obstante, tal y como te contamos a continuación, la tradición popular también cuenta con su propia versión del nacimiento de este plato delicioso.

Como ocurre con tantas otras recetas geniales, la leyenda atribuye el nacimiento del bacalao al pil pil a un malentendido que resultó de lo más afortunado. En 1836, el comerciante bilbaíno Simón Gurtubay realizó un pedido de 20 o 22 bacalaos pero por error los proveedores juntaron ambas cifras. Como resultado, Gurtubay acabó recibiendo más de 2.000 ejemplares de este pescado, ¡una cantidad que parecía casi imposible de vender!

Sin embargo, la primera guerra carlista, que tuvo lugar entre 1833 y 1840, supuso un golpe de suerte para Gurturbay. El asedio que vivió la capital vizcaína durante esta contienda hizo que los alimentos escasearan, lo que, a pesar de suponer un perjuicio evidente para la población, creó un contexto ideal para dar salida al enorme pedido de bacalao que había recibido el comerciante.

Con este pescado como ingrediente principal, los cocineros de la época agudizaron el ingenio para prepararlo utilizando los pocos ingredientes de los que podía disponerse sin problemas en esos momentos, como el ajo y el aceite. ¡Y así nació el bacalao al pil pil! Si ahora que ya conoces su historia estás preparado para ponerte manos a la obra en la cocina, ¡vamos a contarte el secreto para lograr un bacalao al pil pil de sobresaliente!

Para empezar, ¡hablemos un poco del bacalao! Tradicionalmente, para el bacalao al pil pil se utilizaba bacalao en salazón, que debía dejarse en remojo durante al menos dos días para desalarlo. Si quieres ahorrarte este laborioso proceso, te recomendamos usar bacalao desalado, listo para cocinar, o bacalao fresco. Los expertos aconsejan elegir piezas con piel gruesa, ya que la gelatina presente en esta parte del pescado es la clave para lograr una salsa densa y cremosa.

El secreto para lograr un buen bacalao al pil pil es la paciencia. Después de dorar los ajos y las guindillas, añadimos los lomos del bacalao y los dejamos cocer a fuego lento, para liberar sus deliciosos jugos. A continuación, retiramos el bacalao y parte del aceite, cocinando la mezcla a fuego lento para que la gelatina se confite, añadiendo el aceite poco a poco. Algunos cocineros recomiendan retirar la mezcla del fuego para ligar la salsa o dejar templar el aceite antes de ponerse a ello, para evitar un contraste excesivo de temperatura. ¡Te aseguramos que quedará increíble!